Project Description

Toma de conciencia a través del movimiento® (ATM)
En la práctica en grupo, las lecciones de Toma de Conciencia a través del Movimiento consisten en secuencias de movimiento presentadas verbalmente. Cada lección es una experiencia kinestésica que se suele organizar en torno a una función en particular, y muchas se centran en los movimientos del bebé, es decir, los del desarrollo motor, y otras en exploraciones más abstractas de determinadas articulaciones y músculos y en las relaciones posturales. En las lecciones de ATM (sigla en inglés de Awareness Through the Movement) o TCM, los alumnos resultan involucrados en exploraciones orgánicas del movimiento tan precisamente estructuradas y seguras que invitan a escuchar, pensar, sentir y moverse, y a desarrollar la imaginación. Consisten en movimientos cómodos y fáciles que evolucionan gradualmente hacia otros de mayor alcance y complejidad. Existen miles de lecciones, que incluyen todos los niveles de capacidad de movimiento, desde lo simple en estructura y demanda física hasta lecciones más complejas. Los alumnos toman conciencia de sus habituales patrones neuromusculares y rigideces y pueden ampliar sus opciones para moverse de nuevas formas al tiempo que aumentan su sensibilidad y mejoran su eficiencia. Un objetivo fundamental es aprender cómo están organizadas las funciones más básicas de uno mismo y, al experimentar los detalles de cómo se lleva a cabo una acción, los alumnos tienen la oportunidad de conocer cómo prestarse atención a sí mismos, cómo eliminar el gasto innecesario de energía, cómo transformar sus intenciones en acciones y cómo aprender a aprender.
Las clases se realizan en gran parte de los casos con los alumnos tumbados en el suelo, sobre una superficie agradable y de buena consistencia, aunque también hay un gran número de lecciones en posición de sentado, de rodillas, de pie, etc. Un ambiente confortable en todos los aspectos posibles facilita este aprendizaje. A veces, se pueden utilizar algunos accesorios (rulos, cojines) para ayudar a que los alumnos encuentren un buen apoyo atendiendo a su configuración corporal. Una lección generalmente dura entre 45  y 70 minutos.